Ecografiando una Oso Panda: Gestación

El célebre Chu-Lin ya tiene sucesores. Dos crías de oso panda nacieron el 7 de Agosto en el Zoo de Madrid en el segundo parto en cautividad de esta especie en España desde que en 1982 naciese el inolvidable plantígrado.

Tras 135 días de gestación y dos procesos de inseminación artificial, la madre, Hua Zuiba, ya puede olvidarse de las constantes ecografías a las que le sometieron los veterinarios, expectantes por encontrar en una pequeña pantalla en blanco y negro la prueba de su embarazo.

Cría recién nacida.

Cría recién nacida.

La hembra de esta especie, de la que solo quedan 1.600 ejemplares en libertad y unos 240 en cautividad, solo está en celo cuatro días al año y, precisamente durante ese periodo, el macho se muestra apático y sin apetito sexual. Para fecundarla la han sometido a dos inseminaciones del macho. La primera no funcionó porque la madre sufrió una reabsorción del feto, complicación habitual en la peculiar gestación del panda, según los expertos.

La segunda se realizó el pasado mes de abril y, en julio, EL PAÍS asistió a una de las ecografías. Entonces, los valores hormonales detectados en la orina eran compatibles con los de una gestación, pero para confirmarlo faltaba ver el feto en la pantalla.

Bajo las órdenes en chino de sus cuidadores y con más trozos de fruta de los que podría conseguir en uno de sus días de mayor actividad, Hua Zuiba se puso panza arriba para someterse a la inspección. No se vio mucho. “El embrión del panda es de implantación tardía y puede pasarse meses flotando en el útero. Puede que no lo veamos hasta 14 días antes del parto”, explicaba la veterinaria . Y algo así ocurrió.

Menos optimista se mostró el doctor que, tras rebuscar sobre el abdomen del animal, encontró el útero y comprobó que su diámetro (17 milímetros) tenía el mismo tamaño que 10 días antes, cuando se le practicó la última exploración. Ese día cundió la decepción. “A la tercera vendrá la vencida”, auguraba el doctor.

Fuente: www.elpais.com

Post relacionados: Ecografiando una Oso Panda, Prácticas.

Ecografiando una Oso Panda: Prácticas

Hua Zui Ba, la hembra de oso panda del zoo de Madrid, se encuentra en el área de entrenamiento, porque le tocan prácticas de ecografía. Hay que acostumbrarla al frío tacto del gel -al principio, se lo quitaba y lo olía, con lógica sorpresa- y a la presión del ecógrafo.
eco-panda

Los pandas están muy cerca de ser los pacientes ideales, siempre que alguien les vaya premiando con pedacitos de manzana durante todo el proceso. Junto a Eduardo Sánchez, el cuidador de los pandas, y Rebeca Ortega, una bióloga que realiza estudios de comportamiento, va consiguiendo que Hua Zui Ba adopte las posturas adecuadas.

El celo anual de la hembra dura sólo de dos a cuatro días, así que los responsables del zoológico tienen activado desde mediados de marzo el protocolo para detectarlo en cuanto se produzca, con vistas a recurrir a la inseminación artificial en el caso probable de que Hua Zui Ba y Bing Xing prefieran el bambú al coito. «Tenemos que saber el momento exacto en el que empieza el celo, porque sólo hay 48 horas para actuar», explica Eva Martínez, veterinaria jefa del parque.

Las hembras en celo desarrollan algunas extravagancias: emiten un sonido similar a un balido, caminan hacia atrás y suelen jugar en el agua.

El año pasado, la hembra ya estaba en edad fértil y los responsables del zoo juntaron a los dos pandas, que entonces ocupaban aún recintos separados: «No se hicieron caso. Ella se asustaba bastante y se iba, no quería interactuar». La inseminaron en dos ocasiones, sin éxito. Desde noviembre, los animales comparten espacio, así que quizá el roce haya hecho el cariño.

Fuente: www.larioja.com